Sanear el aloe vera - ALOE VERA TORROX

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Áloe vera
Cómo sanear o repicar el aloe vera.  Si tienes una planta de aloe vera que ha sufrido por exceso de agua o  humedad, a continuación te explicamos cómo sanearla o repicarla.
          
  
Es muy habitual que las plantas aloe vera  sufran más durante el invierno. Los aloes veras son plantas que  necesitan suficiente claridad o luz del sol para crecer y no soportan  muy bien el frío y el exceso de agua. Por ello, si tenemos alguna planta  de aloe vera en el exterior, puede ocurrir que durante el invierno  comience a estropearse.
Por ello, en este briconsejo de jardinería vamos a realizar un repicado del aloe vera. Es decir, vamos a sanear la planta para  que pueda seguir creciendo. Es importante saber que por lo general, la  planta suele crecer con hojas bastantes grandes y sin hijuelos.
Si tenemos una planta a la que vemos que le salen hijuelos, lo mejor es optar por realizar la división de la mata y dejar solamente el tallo central. La razón de esta división de mata consiste en que nos interesa que las hojas sean grandes,  ya que cuanto más grandes sean esas hojas, mayor cantidad de sustancias  beneficiosas tendrán. En el caso de aparecer hijuelos, las hojas no  serán tan grandes y perderán parte de sus propiedades.

En el caso de que veamos que la planta comienza a tener hojas dañas  por el exceso de humedad y frío invernal, también deberemos eliminar  esas hojas. La eliminación deberá realizarse desde el tallo central ya  que de lo contrario, se podrían contagiar el resto de las hojas y  provocar futuras podredumbres.
Una vez realicemos la división de la mata y eliminemos las hojas dañadas, deberemos trasplantar la  planta. En el caso de los hijuelos, si los conseguimos con raíces, se  podrán plantar. En este caso, se deberá mezclar sustrato con una porción  de arena para que crezcan mejor.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal